¿Por qué Astronomía?

Sandra M. Faber

Israel Gil Andani Astronomía, Sin Clasificar 2 Comments

¿Por qué Astronomía?

Desde que comencé a interesarme por la astronomía, me he dado cuenta que abarca mucho más de lo que yo imaginaba. En la sección de libros, voy incluyendo algunos que no están relacionados directamente con ella, pero indiscutiblemente lo están indirectamente. Y es que la astronomía engloba todo el conocimiento desde el principio de los tiempos hasta la actualidad, y no puedo evitar que mi curiosidad quiera, – sino profundizar, porque sería realmente imposible – si ir adquiriendo un conocimiento general de lo que implica. Para intentar transmitir a lo que me refiero, he traducido un artículo escrito por una reconocida astrónoma, Sandra M. Faber, que creo que sintetiza a la perfección lo que la astronomía significa.

Espero conseguir despertar también vuestra curiosidad con este artículo y los que vaya encontrando que me parezcan sugerentes.


“Al estudiar Astronomía, puede ser que te preguntes, ¿Por qué estoy estudiando esto?, ¿Que bien puede hacerme?. Admitamos que la Astronomía no ofrece los mismos beneficios prácticos que otras ciencias. Entonces, ¿por qué puede ser importante en nuestra vida?

En un nivel básico, la Astronomía nos ofrece los últimos conocimientos de la historia de la humanidad. Nuestra historia documentada alcanza hasta unos 3000 años. Para conocer acontecimientos anteriores, tenemos que consultar a arqueólogos y antropólogos sobre los principios de la historia de la humanidad, y a paleontólogos, biólogos y geólogos sobre la evolución de la vida y de nuestro planeta – todo para llegar a alrededor de cinco billones de años atrás. La Astronomía nos cuenta sobre el tiempo anterior, hasta aproximadamente los diez billones de años cuando el Sol, el Sistema Solar y la Galaxia Vía Láctea se formaron, incluso hasta el origen del universo con el Bing Bang. El conocimiento de la Astronomía forma parte de la visión de nuestra historia de las personas bien instruidas.

La Astronomía desafía nuestro sistema de creencias y nos incita a poner nuestros pensamientos filosóficos en orden. Por ejemplo, La Biblia nos cuenta que el mundo y todo en él fue creado en seis días por la mano de Dios. Sin embargo, según los antiguos egipcios, la Tierra se elevó espontáneamente desde las infinitas aguas del universo eterno, llamado Nun. Las leyendas de Alaska nos enseñan que el mundo fue creado por conscientes imaginaciones de una deidad llamada Padre Raven.

La astronomía moderna, apoyada por la física y la observación, difiere de estas historias de la creación de la Tierra. Los astrónomos creen que el Sol se formó hace unos cinco billones de años por el colapso gravitatorio de una densa nube interestelar de gas y polvo. Al mismo tiempo, y durante un periodo de varios cientos de miles de años, los planetas se condensaron en la turbulenta nebulosa solar. Los astrónomos han observado estrellas jóvenes que se han formado de este modo.

El problema aquí realmente, es la pregunta de cómo vamos a obtener la información sobre la naturaleza de nuestro mundo físico – mediante revelación e intuición o por lógica y observación, – donde la ciencia se para y comienza la fe, es un espinoso asunto para todo el mundo, pero particularmente para los astrónomos – y los que estudian astronomía.

La astronomía cultiva nuestra noción del tiempo y evolución cósmica. Dado el corto periodo de la vida humana, es demasiado fácil no darse cuenta de que el universo es un lugar dinámico. Esta idea implica fragilidad – si algo puede cambiar, puede incluso algún día desaparecer. Por ejemplo, dentro de otros cinco billones de años aproximadamente, el Sol se hinchará y brillará 1000 veces más que su actual luminosidad, incinerando a la Tierra en el proceso. Esto es lo suficientemente alejado en el futuro para que ninguno sienta una responsabilidad personal en prepararse para semejante desafío. Sin embargo, otras catástrofes cósmicas inevitablemente ocurrirán antes de esto. La Tierra será golpeada por un trozo de escombro del espacio de un tamaño considerable – los cráteres en la Tierra muestran que esto ocurre cada algunos pocos millones de años. Enormes erupciones volcánicas han ocurrido en el pasado y ciertamente ocurrirán de nuevo. Otra Edad de Hielo es virtualmente posible que comience dentro de los próximos 20000 años, a no ser que cocinemos nosotros mismos a la Tierra quemando demasiado combustible fósil.

Estos comunes conocimientos como la inevitabilidad del progreso humano, el deseo del crecimiento económico continuo, y la habilidad de la Tierra para soportar a su población están todos basados en una experiencia limitada – probablemente se probará que no es viable a largo plazo. Por lo tanto, debemos repensar quienes somos como especie y cuál es nuestra propia actividad en la Tierra. Estos problemas a largo plazo involucran a toda la raza humana y son vitales para nuestra supervivencia y bien estar. La Astronomía es esencial para desarrollar una perspectiva sobre la existencia de la humanidad y su relación con el cosmos.

Muchos astrónomos creen que el último y apropiado concepto de hogar para la raza humana es nuestro universo. Parece probable que un número mayor de universos existe, con la vasta mayoría incapaz de albergar vida inteligente tal como la conocemos. El paralelismo con la Tierra es sorprendente. Entre los planetas del sistema solar, sólo la Tierra puede albergar vida humana. Entre el gran número de planetas en nuestra galaxia, sólo una pequeña fracción podrían ser semejantes a lo que llamamos hogar. La fracción de universos habitables es probable que sea incluso menor. Por lo tanto, parece que nuestro universo es el último “hogar”, un santuario en el vasto mar de universos inhabitables.

Comencé este ensayo hablando de historia y terminé con asuntos que bordean la ética y la religión. La Astronomía es así: ofrece una moderna visión del Génesis – y del Apocalipsis también. Espero que durante este aprendizaje, nos tomemos algo de tiempo en contemplar las amplias implicaciones de lo que estamos estudiando. Esta es una de las raras oportunidades en la vida para pensar sobre quien somos y hacia donde la humanidad esta yendo. No nos lo perdamos.”


Professor Sandra M. FaberSandra M. Faber es profesora de astronomía en la Universidad de California, Santa Cruz, y astrónoma del Lick Observatory. Ella presidió el ahora legendario grupo de astrónomos llamados los Siete Samurais, quienes estudiaron las 400 galaxias elípticas más cercanas y descubrieron una nueva concentración de masa, llamada el Gran Atractor. Dra. Faber recibió el Bok Prize de la Universidad de Harvard en 1978, fue seleccionado por la National Academy of Sciences en 1985, y en 1986 ganó el codiciado Dannie Heineman Prize de la Asociación Astronómica Americana, en reconocimiento a su prolongada labor, especialmente influyente en la investigación astronómica.

Comments 2

  1. Me ha encantado el texto y tu reflexión, es cierto que la Astronomía lleva a pensar en muchas más cosas que el simple estudio físico de los astros.

    Aunque hace mucho tiempo que me interesa la cosmología, soy astrónomo aficionado desde hace poco tiempo, y poco a poco voy descubriendo estos temas relacionados, haciendio esta de afición algo muy “redondo”.

    1. Post
      Author

      Hola Marcos.
      La verdad es que el artículo lo expresa tan bien que no me he podido resistir a traducirlo.
      Además, estoy totalmente de acuerdo contigo, cuando empiezas a querer comprender, te das cuenta de todo lo que está relacionado con la Astronomía, y que es una afición realmente completa, que engloba un conocimiento tan amplio e interesante que puedes no acabar nunca de aprender.
      Me alegra que te haya llegado.. :)
      Un cordial saludo.
      Israel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *